8 feb. 2018

EL MUNDO HA CAMBIADO...

¡Buenas, niños y niñas! Bienvenidos una vez más a TrollStation, un blog con un humor tan fino que solo lo entienden los delfines.

¿Cuánto tiempo ha pasado ya? Corría el año 2011, si no me equivoco, y el mundo del videojuego era un lugar muy diferente al de hoy día; La paz y la armonía reinaban en todos los rincones de internet, y Nacho “Pelo Pantene” Ortiz todavía era el macho alfa de Meristation.

Porque sí, amiguitos, el globo ha dado tantas vueltas desde entonces que ni Nachete escribe ya desde su trono de hierro particular. Parece ser que tras una liada gorda de las suyas (¿Liada quién? ¿Mi Nacho? ¡Imposible!) lo desterraron para siempre y hoy podemos encontrarlo exiliado en YouTube. Su programa se llama “Solo en cooperativo, pero al final mejor que Karen no salga que me quita minutos”, y todo parece indicar que habla sobre videojuegos desde la trastienda de un Toys´U´rus.


El Píxel Ilustre ya no existe, ni 99RedPotions, ni tampoco GamesAjare; fijaos si han pasado cosas. Nuestro amado Andresito sobrevive escribiendo tontás en twitter y subiendo fotos de gatitos desnudos desde su oficina. De Kirkis no se sabe nada; puede que se haya marchado a su planeta de pelirrojos (¡Puaj!); cualquiera sabe.

Y es que muchos de nuestros más entrañables personajes han ido alejándose de nosotros o desapareciendo de la escena por completo a lo largo de todos estos años. Slugger Maxman, otrora colaborador de esta polvorienta casa, es a día de hoy una presunta “mala perzona”, a juzgar por las recientes acusaciones vertidas por ahí. Clopezi (¡Nuestro Clopezi! Que dios lo tenga en su gloria) se fue sin un adiós, sin una llamada para saber que se encuentra sano, que está comiendo bien... Nada de nada. Y Dross ha perdido todo el encanto que le quedaba (si es que alguno tenía), absorbido por su rol de escritorzuelo de baratillo e ídolo de masas.


En su lugar han florecido cual hongos una suerte de seres que se han hecho con el poder territorial. Dayo, el vampiro anímico, tiene hechizados a los más pequeños de la casa con sus palabrejas rebuscadas y su voz impostada. Sin bagaje ninguno en los videojuegos, se las dá repartiendo clases de Historia del medio, aunque tengo para mi que a veces se piensa que Mario es el verde y Luigi el rojo.

Los niños-rata (ese término que tan poco me gusta; todos hemos sido esos niños en algún momento) ya no se distraen viendo las chorradas del Rubius y Cía; esa posición la ocupan ahora criaturas con más mala leche que pelo, como Sasel o JinoGamerHC y toda una caterva de subproductos de igual calaña. Modas que vienen y van, oye.

Pero no todos se han ido.

Los barbudos de AnaitGames y de Eurogamer España aún sobreviven, los primeros gracias a Patreon, y los segundos soportados, en parte, por su canal con más de un millón de suscriptores, y la EDGE ha vuelto a los kioskos españoles, con una lista de firmas en su redacción digna de un programa de Jose Luis Moreno, oiga. Outconsumer, Dayo (¡Otra vez!), o Marina Amores, alias “¡Mamá, Krilin se ha metido conmigo!” conforman la terna de escritores que, ya se verá qué tal, tienen como objetivo llevar tan prestigioso buque a buen puerto. Hasta el momento han chocado con un par de icebergs: uno por la discutible adaptación de los textos ingleses en su primer número (pa verlo), y otro porque la columnista Azul Corrosivo ve machismo hasta en el Tetris. No te digo más.


Lo dicho, el mundo ha cambiado. Me voy unos añitos y me dejáis la casa patas arriba. Por eso mismo vengo ahora hasta vosotros, ni antes ni después, sino ahora, con la industria a pique de un repique, y la casa por barrer.

Los goznes chirrían, el suelo se mueve, las luces se encienden. De momento contentaos con saber que estaré vigilándoos desde mi torreón...

… Así pues que nadie se descuide.

4 comentarios:

  1. Vuelve OT, vuelve Mudska y vuelve Trollstation. BIBAAA!!!

    ResponderEliminar
  2. 7 añazos padre. Ojalá fuese por darte turra en anait que decidiste volver, pero capaz ni te enteras, que allí no me contestas los mensajes, troll.

    ResponderEliminar
  3. Genial texto. Va demasiado cargado de verdades así que ten cuidado con la espalda.

    ResponderEliminar